Cómo hacer una exposición oral

Cómo hacer una buena exposición oral: Consejos y trucos

Es innegable que para hacer una buena exposición oral debemos de practicar mucho y haber hecho muchas presentaciones antes. El desempeño que tengamos al exponer un tema se verá ampliamente mejorado conforme pasa el tiempo y nos enfrentamos a distintos públicos, sin embargo, no caen mal una serie de tips o técnicas de exposición oral que nos permiten hacer un mejor trabajo. ¿Cómo lo hacemos?

Lo tienes aquí, en discurso público. Iniciamos

¿Cuáles son las características de una exposición?

Y con características nos referimos a una serie de factores que debería tener toda exposición por básica que esta sea. Considéralas también como aspectos fundamentales a tener en cuenta cuando te preguntas, cómo preparar una exposición.

  • Dominio del tema: Por muy bueno que seas exponiendo, si no tienes dominio del tema que vas a exponer, no saldrás bien librado. Es cierto que hay quienes tienen la capacidad de, con una corta lectura, exponer un tema como si fueran expertos, pero esto depende de cuál sea el área de conocimiento y de la audiencia a la que te enfrentas.
  • Apoyo visual: Es lo más recomendado. El apoyo visual te permite sentar las bases para el guion de tu exposición, siguiendo de derrotero para cada uno de los puntos que abordas en el desarrollo de la presentación.
  • Compañeros: Otro de los elementos de exposición más importantes. ¿Quién te acompaña? Por muy bueno que seas en la presentación oral, si la persona (o las personas) que te acompañan no están preparadas, terminará por estropear tu intervención. Y eso aplica para ti también, ¿ok? El consejo aquí es básicamente, ambos deben estar en capacidad de hacer la exposición oral.
  • Considera interactuar con el público: Hay ocasiones en las que amerita hablar con el público, hay otras que no. Define si es relevante según tu dominio del tema, el contexto en que te encuentras y el tiempo que dispones, pues al ser esta una característica de exposición donde influyes otros, debes de pensar cómo te verán ellos.

Pasos para hacer una buena exposición oral

Hay infinidades de formas y fuentes que te dicen cómo hacer una buena presentación oral. Los pasos que te describimos buscan abordar de la manera más integral posible (involucrando todos los aspectos y su forma de interacción) los pasos para realizar una excelente exposición oral.

  1. Prepararse para la exposición: Qué vas a exponer, con quién lo vas a hacer, dónde lo vas a hacer, qué recursos vas a usar, cuánto tiempo piensas destinar. Lee los cuatro puntos anteriores y reflexiona sobre ellos.
  2. Estructura de la presentación: Si el tema lo tienes en tu cabeza pero no sabes cómo hacerlo, estructura tu presentación. Piensa con estructurar en la forma como vas a ir desarrollando tu exposición. ¿Cuál va a ser el contenido? ¿Con qué vas a empezar? Hay muchas técnicas de exposición oral que son usadas en diversos campos, por ejemplo un mapa mental para organizar tus ideas o un mapa conceptual para constituir la secuencia de tu intervención.
  3. Preparar el tema: Con preparar el tema te hablo de elaborar todas las guías que te servirán de apoyo para tu presentación. Haber usado técnicas para tu presentación como el mapa mental te permitirá hacer de este punto algo mucho más simple. En este caso, medita sobre qué elementos vas a considerar para tu presentación: Power point, Prezi, Pow Toon, cartelera, folletos, animación en Adobe, etc.
  4. Realiza tu exposición oral: Realiza tu exposición oral buscando que tu voz la escuche incluso la persona de la última fila. Muévete sobre el recinto para que los ojos de tu público no te pierdan de vista y haciendo gestos que transmitan distintas percepciones.

Si te sientes asustado, ve al baño o a un sitio donde te sientas solo y estira los brazos como si fueras un ganador. ¿Qué no? Un estudio demostró que hay posiciones efectivas antes de una presentación oral. Igualmente, ten en cuenta que siempre funciona respirar profundo.

Recuerda no hacer demasiado larga la exposición para no aburrir al público. Para esto fíjate en el lenguaje corporal de tus interlocutores. ¿Están bostezando? Podrían estar aburridos. ¿Están anotando? Demuestra interés en tu presentación. ¿Su mano sostiene el mentón o se encuentra en la sien? No es relevante tu presentación – está analizando lo que dices, respectivamente. ¿Tienen los brazos relajados o cruzados? Está abierto a tu presentación – está cerrado a tus palabras. Esto te permitirá tomar nuevo rumbo en tu forma de presentar y modificar el tema sobre la marcha.

Finaliza agradeciendo a todos por su tiempo e invítalos a resolver las dudas que hayan quedado, pues a fin de cuentas, ya dominas el tema, ¿o no?


Fuente de imágenes:

La imagen destacada es de: Designed by Freepik